In mulsum veritas

In mulsum veritas

En el mulsum está la verdad de la enología de los romanos. El mulsum o aqua mulsa era un vino melado, es decir, endulzado y de color amarillento con reflejos a miel. La primera producción de un mosto de uva -es decir, el zumo que se extrae del prensado entero de la uva, semillas y pieles incluidas- se mezclaba con miel y se dejaba fermentar en tinajas de barro. Después, como cuenta el doctor en Letras y divulgador Juan Eslava Galán, se aclaraba con ceniza, polvo de mármol o resina. Etimológicamente, mulsum proviene del verbo mulcere, que significa acariciar o tocar con suavidad, un gesto que esta bebida le hacía y le hace a las papilas.

En la segunda secuencia de los menús de Sucede, aquella que transcurre por los momentos iniciales del banquete romano, servimos nuestro mulsum: un halago gustativo hecho con fermentado de piel de uva morada, cidra -una pincelada cítrica para la libación- y miel. Este trago prepara los receptores gustativos para la llegada de sabores salados de los pasos más cargados de yodo, como el langos con berberechos o la mítica sardina frita en manitol.

Reclamad los dones de Baco, porque a ningún ciudadano le gusta una copa de mulsum vacía. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Sucede | Almirall, 14 | 46003, Valencia (Spain) Trabaja con nosotros Cómo llegar Aviso legal